×

Entendiendo la fobia social

- 08:39 Opinión

Por Lic. Bernardo Stamateas - Especial para EL LIBERAL

Hoy en día mucha gente sufre de “fobia social”. Es decir, de una gran ansiedad al estar en compañía de otras personas. Esto no es lo mismo que ser tímido o introvertido, lo cual es una forma de ser que surge naturalmente en un área específica de nuestra vida. Alguien con este tipo de fobia experimenta las siguientes situaciones:

-Se siente extremadamente ansioso cuando tiene que participar de un evento social.

-Se siente incómodo cuando conoce a alguien por primera vez.

-Tiene la sensación de ser observado cuando llega a algún lugar donde hay gente.

-Hace todo lo posible por evitar los momentos en los que tenga que encontrarse o hablar con otras personas.


Te recomendamos: ¿Por qué idealizamos?


-Lo incomodan ciertas actividades como comer o hablar delante de los demás.

-Se pone muy nervioso cuando debe hablar con alguien en una posición de autoridad.

-Tiene una gran dificultad para relacionarse con el sexo opuesto.

La persona con fobia social se siente vigilada todo el tiempo e intenta cubrirse (por ejemplo, usando anteojos negros).

¿Cuál es el corazón de la fobia social? La evitación por el miedo irracional a ser evaluado y juzgado, criticado, humillado y/o rechazado por la gente.

Incluso algunos no logran formar pareja, aunque lo desean, debido al bloqueo que se produce en ellos frente a alguien del sexo opuesto.

La fobia social, como mencionamos, es un temor exagerado a la reacción negativa de la gente que en la mayoría de los casos comienza en la infancia. Sobre todo en personas que han vivido experiencias de maltrato, castigo severo, burla y humillación por parte de sus padres. Como resultado, en la adultez ese miedo hace que la persona quede paralizada (el rasgo principal de una fobia) y sufre terriblemente por no poder socializar libremente.


Te recomendamos: Nuestras creencias


Si bien todos podemos ser tímidos en determinadas situaciones y “asustarnos” (al dar un examen o enfrentar a la autoridad, por ejemplo), lo cual es un miedo ocasional, la fobia es un miedo que persiste y se manifiesta a través de una gran angustia y alguno de estos síntomas:

-Ruborizarse.

-Marearse.

-Desmayarse.

-Tener dolor de estómago. 

-Experimentar un profundo temor al rechazo (por ser considerado inadecuado).

Frente a todo lo expuesto, ¿es posible superar la fobia social? ¡Claro que sí!

El primer paso es reconocer los pensamientos automáticos catastróficos tales como: “Me va a rechazar… voy a hacer el ridículo… me está juzgando… me va a decir que no”, etc. De este modo, podemos comenzar a reemplazarlos por ideas positivas que produzcan emociones positivas.


Te recomendamos: La realización personal en la amistad


En algunos casos más severos, será preciso buscar ayuda profesional. Pero todos tenemos la capacidad de brindarnos a nosotros mismos lo que tal vez no recibimos de niños: amor incondicional, aceptación y valoración. Todos, seamos conscientes o no, necesitamos ser validados y motivados para poder soltar de nuestro interior lo mejor de nosotros mismos.

Cambiemos la cultura de descalificación en la que vivimos por una cultura de validación y veremos a cada persona alcanzar la mejor versión de sí misma.



Más noticias de hoy