×

La banda que se apoderó de casi $2.500.000 en un asalto estaría integrada por efectivos policiales

Al cierre de esta edición los investigadores se preparaban para concretar nuevos allanamientos en busca de al menos otros dos implicados en el atracó a mano armada.

- 06:32 Policiales

Al menos cuatro efectivos policiales fueron detenidos tras una serie de allanamientos, sospechosos de haber planeado y perpetrado el “golpe comando” en el que asaltaron a un contador y al tesorero de una estación de servicio y se alzaron con casi $2.500.000.

En menos de 24 horas de que se produjera al atraco en calle Dorrego, a metros de la intersección con 24 de Septiembre, la Dirección General de Investigaciones de la Policía de la Provincia había logrado identificar a cinco sospechosos de haber participado de la planificación y concreción del asalto.

La Fiscalía, encabezada por el Dr. Mariano Gómez, coordinador de la Unidad Fiscal, solicitó sendas órdenes de allanamiento y detención, medidas que fueron libradas por el juez de Control y Garantías, Dr. Fernando Paradelo.

Desde la misma noche del martes, varias dependencias de la fuerza de seguridad desplegaron importantes operativos en distintos puntos de la ciudad en busca de los sospechosos.

Pese al hermetismo con el que es manejada la investigación, las fuentes deslizaron que se trataría de dos cabos de apellidos Rubín y Gómez, y un agente de policía de apellido Gutiérrez, todos ellos en actividad, mientras que un cuarto, que supo ser agente de policía, también Gutiérrez, habría sido separado de la fuerza de seguridad.

Todos ellos resultaron detenidos en los procedimientos desplegados por los efectivos de la Dirección General de Investigaciones.

Al mismo tiempo, las fuentes deslizaron que al menos un quinto involucrado, presuntamente un oficial de policía en actividad, también estaría implicado y no descartaban que pueda ser apresado en las próximas horas.

Trascendió que dos de los detenidos, los Gutiérrez, serían hermanos.

Durante los allanamientos se habrían secuestrado diferentes elementos, pero aún no habrían podido encontrar el cuantioso botín.

El caso

Cabe recordar que el martes, minutos después de las 8, un contador de apellido Benítez y un tesorero de apellido Muñoz se trasladaban en un radiotaxi de confianza, conducido por un hombre de apellido Alarcón.

En dos bolsos llevaban poco más de $2.400.000 en efectivo. Partieron de la estación de servicio Servisur de Solís y Belgrano; el dinero iba a ser depositado en distintas entidades bancarias.

Cuando circulaban por calle Dorrego, antes de la intersección con 24 de Septiembre, una camioneta Ford Ecoesport cerró el paso al radiotaxi. En ese momento dos motociclistas entraron en escena, uno en cada lateral del automóvil, y mediante amenazas, despojaron de los bolsos a los empleados de la estación.

Con el dinero en su poder, los ladrones efectuaron al menos tres disparos. Uno de ellos impactó en la óptica izquierda del automóvil Ford Fiesta y los otros dos en la Ecoesport, que en su interior -desmantelado- había una garrafa, un bidón con combustible y neumáticos usados.

Los delincuentes se dieron a la fuga y en minutos arribaron la Policía y los Fiscales, iniciándose la compleja investigación que ya tiene cuatro detenidos.

Los acusados serían imputados por el supuesto delito de “robo calificado agravado”, y serían indagados en los próximos días.

FISCAL. Interviene el Dr. Mariano Gómez. FISCAL. Interviene el Dr. Mariano Gómez.

Aún no hay pistas del dinero y no descartan ninguna hipótesis

La Policía concretó al menos cinco allanamientos entre la noche del martes y madrugada de ayer, y logró las detenciones de los cuatro sospechosos. Pero aún no pudieron ubicar el suculento botín.

Las fuentes apuntaron que durante la requisa de los inmuebles, los funcionarios policiales secuestraron prendas de vestir, celulares y demás elementos que serán sometidos a pericias.

Al mismo tiempo, las fuentes deslizaron que la Fiscalía y la Policía trabajaban para determinar quién filtró la información sobre los movimientos de los empleados de la firma.

Entienden que hubo un trabajo de “inteligencia” previa, que pudo contar con la colaboración de alguien ligado a la estación de servicio, por lo que no se descartaba hasta anoche ninguna hipótesis.

Otra de las líneas investigativas, apuntaba a que uno de los policías detenidos tenía acceso al control de suministro de combustible y movimientos de las estaciones, por lo que podían tener estimaciones de los ingresos de las firmas.

¿Primer golpe?

Los investigadores presumen que los funcionarios policiales detenidos y el ex miembro de la fuerza apresado, formarían una banda delictiva que viene “operando” desde hace tiempo.

Suponen que el asalto a los empleados de la estación de servicio Servisur no fue su primer golpe, sino que ya cometieron otros hechos delictivos con similares características.

Las fuentes deslizaron que desde la Fiscalía se dispuso cotejar con otras causas con las que puedan haber puntos de conexión.

No descartaban que los mismos hombres pudieran ser los autores de otros “golpes” importantes cometidos en los últimos meses.

Las fuentes deslizaron que se analizarán sus bienes, estilo de vida y también sus ingresos, para establecer si hay correspondencia entre sí.


Más noticias de hoy