×

Los cabezones (Un hasta siempre a Ari Paz)

Por Omar “sapo” Estanciero.

- 11:25 Viceversa

Santiago del Estero es una provincia por antonomasia totalmente cultural que ha dado al mundo una cascada de artistas en todas sus disciplinas y con relevancia su folclore.

Las peñas, festivales, los salones de las viejas casonas y los amplios patios, fueron los recintos donde la gente podía disfrutar de sus cultores.

El Bar Casino, luego denominado por su dueño Don Pedro Evaristo Díaz, El Rincón de los Artistas, sito en Tucumán 62, funcionó desde 1949 hasta el 26 de noviembre de 1976, fecha en que cerró definitivamente, era el ámbito donde la bohemia local y foránea, se daba cita a gozar de los musiqueros.

Siete años después, por la misma vereda, 200 metros al sur, ya calle Independencia 187, los hermanos Alberto  "Ari " y Ramón Paz, como un llamado ancestral de la Pachamama, abrieron el café -bar  "Los Cabezones”.

Este reducto fue cobrando importancia paulatinamente hasta convertirse en el espacio emblemático de reuniones de amigos y en el bunker de personalidades de nuestra cultura.

Este refugio parecía un tinkunaku de parroquianos deseosos de abrevar música, poesía, plástica, cine, conferencias con celebridades locales y nacionales.

El Secretario de Cultura de la Nación Jorge Nun, seleccionó este emblemático bar en el 2006, para lanzar el ciclo Café, Cultura Nación.

En este ciclo, pasaron diversas personalidades como: Juan Mascaro y Osvaldo Bayer con Cine debate "Ashpa piña"(tierra caliente) a la que se sumó Gladys Lois. Ana María Amado y  Susana Habra; Enrique Marquetti y Ramón Chaparro; Irupé Tarrago Ross; Cine debate con la actriz Aymará Rovera; Nelly Tamer y Eva Gardenal; Ulises Dumont;  Juan Carlos Carabajal; Juan Carlos Copes y Edgardo Sperón; Oscar del Priore charla sobre tango; Luis Salinas; David Lebón; Liliana Herrero, Chacho Echenique; Ernesto Sábato, por citar algunas.

Tampoco faltaron nuestros escritores y poetas como: Pocha Ramos, Carlos Artayer, Alberto Tasso, Felipe Rojas, Alfonso Nassif, Jorge Rosemberg, Juan Saavedra, Ricardo Sgoifo, entre muchos más.

La plástica no estuvo ausente con la exposición de Rafael Touriño, Mario Martínez, Ángel Lito Garay y hasta el renombrado artista jujeño Guadalupe "Michi" Aparicio que dejó en una pared una imágen de Alfredo Abalos dibujado con cenizas y vino tinto.

El rock y el jazz tuvieron su espacio con bandas como Elver, Ébano, Alimaña, Daño Cerebral, La Montonera, Pablo Tozzi, Mono Izaurralde, Eduardo Avena, Jorge Platero, Gonzalo Velázquez y muchos más.

Se me hace difícil determinar la cantidad de personas que frecuentaron este oasis cultural. Hubo noches en que cerraban las puertas porque no cabía ni un alfiler pero los rezagados escuchaban la música en la vereda.

Recuerdo que una noche, casi de madrugada ya, volvía a mi domicilio y me desvié a "chusmear " quien estaba y de paso tomar algo para el estribo. Sólo 3 mesas ocupadas con amigos: Alfredo Palumbo, Shinfu Sgoifo, Vilches, José Bombilas, Juan de Dios Navarrete, rodeando a Raúl Carnota. Me senté a escuchar algo. Cantó Palumbo, Bombilas y Carnota solicitó un bombo. Ari, que se hallaba parado como un totem del bar, responde que no hay. Lamenta el notable músico reclamando -¡Cómo no hay un bombo en Santiago!...y entonces tomó la guitarra e interpretó un blues. Coronando así una velada trascendente.

"Los Cabezones " cerraron definitivamente en el 2008. Llora el kakuy en la rama, gime el Crespín, la Salamanca cerró su cueva y el santiagueño quedó en orfandad cultural. Desde ese entonces, los que fuimos habitué, reclamamos una placa informativa  allí en Independencia 187 funcionó un lugar de encuentro y de expresión artística. Ojalá que las autoridades pertinentes se hagan eco de esta solicitud.


Más noticias de hoy