×

“Las cosas malas que nos pasan nos hacen crecer y ser mejores”

Por Aldara Martitegui - Periodista de Nius Diario.

- 22:36 Para vivir mejor

Sea cual sea tu lucha en este momento: por los estudios, por una enfermedad, por una rehabilitación después de un accidente, este libro te puede ayudar… “porque las ganas van por encima de todo lo demás”, dice Elena Huelva, la joven influemcer que lucha contra el cáncer desde hace tres años y lo cuenta en sus redes sociales.

Ahora también podemos conocer en detalle su historia en su libro Mis ganas ganan (Montena, 2022). Nadie nos ha prometido un mañana, vive el presente, dice el subtítulo.

La joven sevillana es un derroche de energía; como su libro. Merece la pena darse un paseo por sus páginas y dejarse contagiar por el optimismo de esta joven. Un optimismo auténtico, que nada tiene de superficial o frívolo. “Cuando tienes cáncer, a veces parece que los malos momentos no van a pasar nunca, sobre todo con la quimio; el truco está en levantarte cada día pensando que estás veinticuatro horas más cerca de conseguir lo que deseas”, escribe en su libro.

Elena Huelva es una auténtica creyente de que todo en la vida radica en la actitud con la que uno afronta las cosas. Pero el optimismo de Elena no tiene nada que ver con dar la espalda al sufrimiento, hacer como si nada pasara o decir muchas veces eso de que “no es para tanto, que todo va a salir bien”… Su libro es un baile perfectamente coordinado entre el ‘darse permiso para estar mal’ y el ‘ser consciente de que lo importante es mantener siempre el estado de ánimo alto’… que en medio de todas las cosas malas que trae una enfermedad como el cáncer, asegura, “siempre haya un poco de magia, de chispita”.


Pregunta: ¿Qué te movió a escribir este libro?

Respuesta: Me gustaba la idea de tener mi historia plasmada en un libro narrado por mí en primera persona; todos mis sentimientos, lo que sentía, lo que pensaba y me pareció una idea muy bonita eso de tenerla ahí plasmada y también que todo el mundo pudiera leerla y bueno, que vieran cómo me he tomado yo todo esto.


P: Es un libro que puede ayudar mucho a otras personas que están pasando por tu misma situación. Supongo que eres consciente del efecto ‘ayuda’ que tiene tu libro… ¿era también ese tu propósito?

R: Cuando me diagnosticaron, yo no tenía delante ningún libro que fuera cien por cien real, ni una película, ni nada… entonces, claro, yo lo que sabía de esa enfermedad era de las películas y de los libros que tienen cosas de realidad, pero no son cien por cien reales. A mí me hubiese encantado encontrarme un libro así: que fuera un libro cien por cien real (…) cuando los de la editorial contactaron conmigo, la idea que tenían era que fuera mi vida, mi historia, pero me dijeron que metiera una historia de amor, y yo dije que no, que quería que fuera cien por cien real…y ahí está: es cien por cien real. Y estoy muy orgullosa y feliz de que haya quedado así.


P: Es un libro inspirador para cualquier persona que pueda estar pasando por un bache en su vida, no sólo para personas a las que les acaban de diagnosticar un cáncer…

R: Sí, porque yo siempre digo que la lucha que tengas, sea cual sea: si es de estudios, o si es de enfermedades de cualquier tipo, o que hayas sufrido un accidente y tengas que hacer mucha rehabilitación, cualquier cosa. Al final, la actitud y las ganas van por encima de todo.


P: En tu libro nos muestras que a pesar de las adversidades que vas viviendo en el transcurso de tu enfermedad, uno puede mantener siempre el ánimo alto. ¿Cómo lo consigues?

R: Obviamente, una persona se tiene que permitirte también estar mal en el sentido de bueno, tienes un tiempo para estar así, pero luego ya todo para arriba. Es un sentimiento que no se puede evitar, el estar mal, y el llorar, y estar agobiado… pero tienes que darte cuenta de que, al final, el problema por el que estés pasando, sea cual sea, al final va a haber una solución y se va a quedar atrás… va a pasar ese día.


P: ¿Qué consejo darías a las personas que no tienen esa facilidad que tú tienes para ver el lado positivo de las cosas?

R: Una persona que es más negativa por naturaleza y quiere ser un poco más positiva, puede conseguirlo en algunos momentos, ¿cómo?, que se pare a pensar y diga: ¿qué es mejor para mí?, ¿estar así bieno así mal?… pues que se vaya para el lado que crea que mejor va a estar (…) No te compares con la persona que es optimista de por sí: compárate contigo mismo y trata de ser un poco más optimista… al final eres tú con quien tienes que competir, contigo mismo. Les diría que se paren y piensen: ¿me merece la pena estar así?... y que vean que no merece la pena.


P: Es como tomar una decisión muy consciente sobre la actitud que quieres tener ante la enfermedad…

R: Al final, que disminuya la enfermedad o que avance, no va en tus ganas, o sea, eso no va a funcionar, pero sí va a funcionar la actitud y, la actitud, es algo que puedes elegir y que es muy importante. La actitud es lo único que sí está en nuestras manos y yo tengo claro que voy a darlo todo.


P: Has tenido que aplazar tus estudios por culpa de la enfermedad, pero en estos años has aprendido cosas que no se enseñan en los institutos ni en las universidad… ¿Qué es lo más relevante que te ha enseñado esta enfermedad?

R: La resiliencia: adaptarte a lo que venga, porque al final te tienes que adaptar y te acabas adaptando. Algo que no es normal, acaba siendo normal o estando en tu rutina: eso es para mí la resiliencia.


P: ¿Te ha ayudado el cáncer a saber establecer las prioridades en tu vida? por ejemplo, a quitar importancia a preocupaciones pequeñas del día a día.

R: Sí, o sea, yo me sigo preocupando por eso, porque es el día a día y son preocupaciones que están ahí y son normales. Pero te das cuenta de que son preocupaciones que tienen solución rápida y ya está. Y sí, es verdad que la enfermedad me ha ayudado a darme cuenta de que la vida es preciosa y que las cosas malas que nos pasan nos hacen crecer y ser mejores.


P: ¿Tienes constancia de que tu libro esté ayudando ya a alguna persona en concreto?

R: Mucha gente, y no solo por el libro, sino por las redes. Hay personas que me seguían de antes y a los meses les diagnostican un cáncer y me dicen: “oye, que se me ha hecho todo muchos más fácil gracias a que te seguía y que conocía esto”. Lo mismo ha pasado con el libro. Me decía que estaban empezando el tratamiento y que se lo han leído y que les ha ayudado mucho porque, por ejemplo, antes de que les trasfundieran ya sabían lo que era.


P: Las redes sociales han sido como un altavoz para ti: gracias a ellas consigues llegar a muchas personas con tu mensaje de que la actitud es fundamental. Estar tan expuesta ¿tiene también una parte negativa?

R: Todo se critica en redes sociales, por bueno que parezca, cualquier cosa la van a criticar. Pero tú te tienes que quedar con que estás haciendo algo bueno y a ti te está ayudando y estás ayudando, es lo que importa. Yo cuento mi enfermedad, pero no solo eso: también cuento mi día a día porque soy una adolescente normal, lo que pasa es que con una enfermedad y un día a día no normal en la sociedad. Cuento todo: cuando estoy bien y, cuando estoy mal, hay veces que no lo cuento porque no estoy para contarlo. Si voy a cenar con mis amigas, pues también lo cuento. Y muchas veces ha habido momentos en los que he estado yendo menos al hospital y me preguntan: “¿Cómo puedes hacer tantas cosas?, no lo entiendo” …Como diciendo que les parece raro. Y yo les contesto a ese mensaje diciendo: “Oye, sí, estoy enferma, pero cuando me encuentro bien, cuando estoy en una época que me encuentro bien, pues no voy a parar de hacer las cosas que me gustan. Y lo voy a publicar también, no voy a publicar solo lo malo”.

CONTENIDO DE NIUS DIARIO

Más noticias de hoy