×

Adolescentes se resisten a dejar atrás el temor pandémico y adoptan estado de aislamiento

"Cuando el temor empieza a invadir la forma de vincularse, estamos ante un padecimiento que inhabilita el lazo social", analizó la Lic. Sanguedolce.

- 01:52 Santiago

La pandemia ha hecho estragos en la salud mental de toda población, aunque más en unos que en otros. Un grupo que ha sufrido las medidas biosanitarias en el contexto de la circulación mundial del Covid-19, es el integrado por los adolescentes y jóvenes, que incluso hoy sufren las consecuencias.

La Lic. Rosario Sanguedolce, especialista en Psicología, en diálogo con EL LIBERAL, contó según su experiencia cómo el encierro perjudicó la vida social de los adolescentes santiagueños, generando temor incluso a la hora de compartir con su entorno más íntimo.

"Es importante poder pensar cuáles son los efectos de la pandemia en los jóvenes. Es algo que se viene estudiando. Se investiga cómo ha afectado o atravesado de forma diferente según cada subjetividad. Uno de los puntos analizados es el tema de la mascarilla o uso de barbijo. Es algo que si bien nos ha costado instalar, en cierto caso hoy se ha pasado al extremo, sobre todo en adolescentes y niños, por ejemplo, que no se los quieren sacar. Eso puede ser visto como el efecto traumático que generó la pandemia como primera medida", consideró la especialista.

Y ahondó: "Hay chicos con temor a que pueda pasar algo nuevo, con un temor a la enfermedad, que es algo que se ve recurrentemente en los consultorios. Los chicos manifiestan su temor a enfermarse, a contagiarse".

Análisis

Según indicó Sanguedolce, lo que los especialistas buscan o intentan "es poder cuestionar, porque es entendible la situación, el haber atravesado la pandemia y los cuidados que tenemos que tener, pero también es importante poder pensarlo más allá. Poder planear otras formas de vida y otras formas de relacionarse desde la salud y teniendo en cuenta ciertos recaudos, dejando de lado las cuestiones que implican ciertas fobias, ciertos pánicos y angustias que no dejan que el lazo social se desenvuelva de forma saludable. Entonces esto es lo que vemos: un temor a dejar atrás el estado pandémico, por el temor a contagiarse, y de esta forma se siguen utilizando estos recursos como un modo de seguir en lo traumático, estancado, donde no hay una salida ni una oportunidad de futuro".

Y consideró necesario "trabajar con los adolescentes y los niños, con talleres en las escuelas para ir dejando atrás todo lo traumático que ha implicado la pandemia, y que de alguna forma se aparten de estos restos".

"No se usa el barbijo por prevención, sino por temor

"Hay un temor. No se usa el barbijo por prevención, sino por temor. Y cuando el temor empieza a invadir esta forma de vincularse y vivir, estamos ante un padecimiento que inhabilita y dificulta el lazo social. Dificulta que se pueda tener una socialización eficaz, no permite tener un proyecto de vida. Se acrecienta el miedo a enfermarse. Todo esto lleva nuevamente a preferir el aislamiento", analizó la Lic. Rosario Sanguedolce.

Y cerró: "Por todo eso, las medidas deben ser usadas como prevención y no desde el pánico porque esto entorpece el lazo social. A los jóvenes les está costado salir de estos lugares en donde el pánico al contagio excede a todo lo demás".


Más noticias de hoy